Atlas y Calendario de Fiestas del Patrimonio Cultural de Panamá

Bandera InglesaEnglish

Inscríbete como Visitante Frecuente

Peregrinación Hacia Atalaya y Veneración al Cristo Nazareno


[Mientras muchos panameños retornaban de los carnavales, otros iniciaban su peregrinaje a pie hacia Atalaya.]

Mientras muchos panameños retornaban de los carnavales, otros iniciaban su peregrinaje a pie hacia Atalaya.


[Luego de muchas horas, estas personas llegan al pueblo de Atalaya, el cual se distingue por su característica iglesia.]

Luego de muchas horas, estas personas llegan al pueblo de Atalaya, el cual se distingue por su característica iglesia.


[La mayoría están tan cansados, que se sientan a descansar mientras esperan las misas, la procesión o el resto de las actividades religiosas.]

La mayoría están tan cansados, que se sientan a descansar mientras esperan las misas, la procesión o el resto de las actividades religiosas.


[Otras personas se dedican a la venta de buhonerías alusivas al santo.]

Otras personas se dedican a la venta de buhonerías alusivas al santo.


[En la parte posterior de la iglesia, hay una pequeña tarima en la que se realizan algunas actividades de la fiesta.]

En la parte posterior de la iglesia, hay una pequeña tarima en la que se realizan algunas actividades de la fiesta.


[Imagen del Cristo Nazareno de Atalaya, figura central de las festividades]

Imagen del Cristo Nazareno de Atalaya, figura central de las festividades


[Peregrinos rezando y haciendo sus ofrendas ante el Cristo.]

Peregrinos rezando y haciendo sus ofrendas ante el Cristo.


Por:

Luis Alberto Camarena B
2008-02-10

No existe fecha exacta sobre los inicios de la devoción a Jesús Nazareno de Atalaya; pero ya para 1730 llegaban a esta población peregrinos procedentes de, San Francisco , La Mesa , Montijo, La Villa de Los Santos, Las Palmas, Santiago, y otros poblados para venerar la milagrosa imagen, en una muy modesta y pequeña ermita de paredes de madera, piso de tierra y techo de penca.

Posiblemente fue entre los años 1615 a 1620; por eso la devoción al Cristo debió iniciar entre finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII.

Sin embargo, en la obra de Alfredo Castillero Calvo “Conquista, Evangelización y Resistencia”, se lee: “Las referencias más antiguas que se tienen de la población de Atalaya, son cuando se define como una población indígena de reducción en la región de Veraguas y escasamente poblada”. Castillero Calvo muestra el período probable de la fundación de Atalaya, entre los años de 1570 a 1575.

Oportunamente las nuevas técnicas de investigación histórica develarán la verdad sobre la fundación del poblado de Atalaya, pero lo trascendente es la devoción a la imagen del Nazareno que para este año atraerá, según los entendidos, a más de 50 mil personas.

En efecto, ya desde el día anterior el centro de Atalaya se ve invadido por cientos de devotos procedentes de diversos lugares de la geografía nacional ; así como también por numerosos buhoneros que instalan sus puestos para ofrecer a los muchos visitantes sus mercaderías, donde predominan las imágenes del Cristo Nazareno, en pulseras, collares, calendarios, etc.

También se puede observar la presencia de los diversos estamentos de seguridad desplazados a lo interno del poblado para garantizar la integridad de los miles de devotos que se dan cita para participar en todos los actos religiosos.

A diferentes horas del día se ofician misas, a lo interno de la Basílica Menor; así como también en la parte exterior de la misma. Es común ver en el parque familias enteras descansando luego de la larga caminata de peregrinación que los trajo desde sus hogares hasta este centro de la fe cristiana.

A lo largo de la carretera Panamericana se ven individuos o grupos caminando hacia Atalaya para testimoniar su devoción participando en las misas y en la procesión del domingo. Muchos vienen a mostrar su agradecimiento al Nazareno por un deseo concedido; o por la salud y recuperación de algún ser querido.

Es importante destacar que como elemento de la cultura, la religión juega un papel de trascendental importancia en la idiosincrasia de los pueblos; y sin duda alguna, la peregrinación hacia Atalaya y la devoción al Nazareno constituyen dos de los elementos más representativos de la nacionalidad panameña.


Invita a tus amigos a visitarnos




¡Suscríbete a nuestras actualizaciones RSS 2.0!




Novela El Hombre de la Casa


Sancocho de Letras